Covid 19

“Profesionales de la salud: no recomienden dióxido de cloro”: académicos colombianos

En un comunicado conjunto, varias organizaciones como el Centro de Pensamiento “Medicamentos, Información y Poder” de la U. Nacional y el Observatorio del Comportamiento de Automedicación de la Universidad del Rosario piden a todos los pacientes que se abstengan de utilizar esa sustancia pues puede generar graves afectos adversos.

Pese a reiterados llamados sobre el peligro del dióxido de cloro, aún hay médicos que lo formulan.EFE

Luego de que se conociera que un médico en Bogotá estaba planeando dar dióxido de cloro a varios pacientes con COVID-19, el debate sobre este tipo de terapias se reavivó en el país. La ausencia de evidencia científica y el peligro que representa para las personas que lo toman, puso en el ojo el huracán a esta sustancia que, pese a no ser respaldad por ningún estudio que demuestre su efectividad ni su seguridad, era recomendada por profesionales de la salud. (Lea Una “iglesia”, charlatanes y varias víctimas: la historia detrás del dióxido de cloro)

Ante esto, varios académicos colombianos expertos en farmacología decidieron firmar un comunicado de manera conjunta en el que advierten sobre los peligros que implica el consumo del dióxido de cloro. (Vea aquí toda la información sobre coronavirus)

“No es reconocido como medicamento por ninguna agencia sanitaria; igualmente, no se encuentra incluido en norma farmacológica y a la fecha no existe ninguna solicitud o registro sanitario vigente de algún producto con este principio activo”, señalan, haciendo referencia a la alerta sanitaria que expidió el Invima.

En otro apartado se lee: “No hay evidencia científica que soporte el uso del dióxido de cloro como tratamiento para el COVID-19, ni para ninguna enfermedad”.

También recuerdan los efectos adversos que puede generar el consumo de dióxido de cloro: insuficiencia respiratoria, cambios en la actividad eléctrica del corazón, baja presión sanguínea causada por la deshidratación, insuficiencia hepática aguda, recuento bajo de células sanguíneas y vómito y diarrea severa.

Su recomendación es la misma que han hecho especialistas y agencias sanitarias en los últimos días: “Desaconsejamos totalmente su uso e instamos a los profesionales de la salud y a la comunidad general abstenerse de recomendar su uso en pacientes y por ninguna razón consumir o utilizar esta sustancia, así como reportar al Invima sobre cualquier evento adverso relacionado con el consumo de ésta”.

El comunicado está firmado por la profesora Claudia Vaca, del Centro de Pensamiento “Medicamentos, Información y Poder” de la Universidad Nacional; por José Julián López, del Centro de Información de Medicamentos de la U. Nacional; por Juan Pablo Osorio, presidente de la Asociación Colombiana de Químicos Farmacéuticos Hospitalarios; por Ángela Caro Rojas, presidenta de la Asociación Colombiana de Farmacovigilancia; por Jorge Machado, presidente de la Asociación Colombiana de Farmacología y de la U. Tecnológica de Pereira; y por Carlos Calderón, Daniel Ricardo Delgado y Andrés Pérez-Acosta, del Observatorio del Comportamiento de la Automedicación de la U. del Rosario.

Fuente: EL ESPECTADOR.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
Whatsapp
Hola ¿Cómo te podemos ayudarte?