Covid 19

¿Por qué preocupan Villavicencio, Ipiales y el Amazonas?

Estas regiones concentran altas tasas de contagios de covid-19 y problemas sociales.

Si bien la pandemia del coronavirus avanza de forma distinta en cada una de las 37 entidades territoriales del país, hay tres que llaman la atención por el número de casos en relación con su población y los factores de tipo social que enfrentan y que hacen prender las alarmas por posibles desbordes: Amazonas; Ipiales, Nariño, y Villavicencio, Meta.

El primero (Amazonas), en el extremo sur del país, es el departamento con la mayor proporción de casos por cada millón de habitantes, con más de mil, triplicando a Bogotá, que es el foco de la epidemia. De acuerdo con el reporte oficial más reciente, se han confirmado 104 casos de coronavirus y cinco fallecimientos.

(Lea también: En menos de dos semanas van 104 casos de covid-19 en Amazonas)

Pero lo realmente preocupante en este caso es la infraestructura hospitalaria históricamente precaria.

Al 30 de abril, en el Registro de Prestadores de Salud del ministerio no se contaba ninguna cama de cuidados intensivos y, como han denunciado trabajadores de la salud que allí prestan sus servicios, las condiciones laborales, de equipos y elementos de protección son insuficientes. Esa preocupación la comparte personal sanitario en Puerto Nariño, el segundo municipio más grande del departamento, y en comunidades como Las Chorreras.

Colombia tiene que ser solidaria con nuestro departamento, no nos pueden dejar solos porque lo que pase acá debe importarle a todos

En esta región, las posibilidades de contagio aumentan por varios factores. Entre ellos, la frontera trinacional y extensa donde por el aislamiento hay una dependencia mayor de Perú y Brasil en temas de abastecimiento; hay una movilidad constante de la población que hace difícil garantizar el cierre de fronteras, explica un médico cirujano que habita en Leticia hace varios años.

Prueba de ello es que en Tabatinga (Brasil), al otro lado de la frontera, ya se han confirmado 113 pacientes, muchos relacionados con el brote que se presenta en Manaos, capital del estado de Amazonas.

Ayer aterrizó en Leticia, capital del departamento, un avión de la Fuerza Aérea con 26 médicos, enfermeros y bacteriólogos, cuatro ventiladores para el hospital San Rafael y una máquina de procesamiento de pruebas, para el Laboratorio de Salud Pública.

(Además: Renuncia masiva de médicos en el único hospital público de Amazonas)

En Ipiales

Ipiales es un punto complejo en los 175 kilómetros de frontera que tiene el departamento de Nariño con Ecuador. Por sus características es un paso obligado de comercio, turismo e intercambio con el vecino país y por extensión incluso con Perú. Allí, a pesar de la frontera, permanece el paso de personas a través de al menos 37 puntos irregulares identificados, aunque seguramente son más, como reconocen las autoridades.

En este municipio se han presentado 54 casos de coronavirus, casi la mitad de los 115 registrados en el departamento, que además cuenta ocho fallecidos.

Ipiales, ciudad de Nariño, limita con la frontera con Ecuador.

Ipiales, ciudad de Nariño, limita con la frontera con Ecuador.

Foto:

Archivo. EL TIEMPO

Según el gobernador de Nariño, John Rojas, este punto puede recibir normalmente cada fin de semana hasta 10.000 ecuatorianos por razones comerciales, lo que convierte a Ipiales en un lugar sensible para recibir el impacto de la crisis que por el coronavirus enfrenta el Ecuador.

Si bien en Ipiales hay un hospital civil y una clínica particular con UCI, es claro que la infraestructura es insuficiente ante las proyecciones de la pandemia.

Actualmente, 97 por ciento de las 147 camas hospitalarias en este municipio ya están ocupadas.

En ese sentido, las autoridades claman al Gobierno central refuerzo en personal, en elementos de protección, dotación hospitalaria y ayudas a la comunidad. “Colombia tiene que ser solidaria con nuestro departamento, no nos pueden dejar solos porque lo que pase acá debe importarle a todos”, le dijo Rojas a este diario.

Cárcel de Villavicencio

Cárcel de Villavicencio

El nivel de hacinamiento en el penal supera el 98%.

Foto:

Inpec

La situación de Villavicencio, capital del Meta, es otro caso significativo, pues la mayoría de sus casos confirmados están concentrados en el centro penitenciario, donde al menos 273 internos, de los 334 casos relacionados con el penal, se enfrentan a los factores más favorables para la reproducción del virus.

El hacinamiento, que rompe con el principio del distanciamiento físico, se suma a factores como desnutrición, enfermedades no tratadas y otras infecciones, sin desconocer problemas de adicción.

La secretaria de Salud de Villavicencio, Tanya Cortés, asegura que si bien hay un programa específico orientado a esta población, es muy difícil enfrentarla de manera adecuada.

Sin embargo, ya comenzaron a tamizar al 100 por ciento de la población carcelaria, proteger a los 70 mayores de 60 años infectados y aislar a los internos sanos.
Lo que ocurra con esta población será muestra, de acuerdo con algunos epidemiólogos, de las carencias y fragilidades conceptuales y protocolarias aplicadas en una población ya confinada que debió ser objeto de la máxima protección.

Fuente: EL TIEMPO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
Whatsapp
Hola ¿Cómo te podemos ayudarte?