Deportes

El gran debate: ¿cuál fue mejor, la Selección de 1990 o la del 2014?

La de Maturana marcó era por su juego. La de Pékerman, un hito histórico. Hablan los protagonistas.

James o el Pibe, Ospina o Higuita, Sánchez o Leonel… La historia de la Selección Colombia no puede evadir esa necesaria comparación entre sus dos mejores generaciones de todos los tiempos: la de Francisco Maturana, que fue al Mundial de Italia 90, le empató a Alemania 1-1 y llegó hasta octavos, y la de José Pékerman, que en el Mundial de Brasil 2014 llegó a cuartos, siendo la mejor participación de una Selección Colombia. ¿Cuál fue mejor? El debate está sobre la cancha.

Hasta antes del 2014 no había duda de que el equipo del 90 era el mejor en la historia de la Selección, por el juego que mostró basado en el toque de pelota y la posesión, que se convirtió en una identidad del fútbol colombiano, hasta que llegó la generación de James Rodríguez, con Pékerman, que con su quinto lugar en Brasil puso el listón más alto.

(Le puede interesar: Panel de periodistas elige la mejor Selección Colombia de la historia

Los héroes del 90 no dudan en la capacidad que tenían y en el legado que dejaron, pero curiosamente son muy críticos. Freddy Rincón fue uno de los cimientos de ese equipo y el que le anotó el gol a Alemania. Es voz autorizada para intentar responder el dilema.

“¡Qué preguntica, ja, ja, ja, ja! A veces las opiniones que decimos los que participamos en esos equipos, pues, quedan como si cada uno defendiera su propio lado. Nuestra selección, la de Italia 1990, era más compacta, más regular y el pueblo creía más en ella porque vivíamos para el pueblo: no nos escondíamos”, dice Rincón y entra en materia, como cuando arrancaba con la pelota.

“Pero, para mí, la selección del 2014 tenía más argumentos futbolísticos. Llegaba más al área rival y hacía más goles porque se acompañaba más al ataque. La nuestra, la de 1990, era más resguardada, más compacta atrás. La del 2014 atacaba más”, dice.
El equipo del 90 hizo 4 goles en el mundial y perdió dos partidos, mientras que el del 2014 hizo 12 tantos y perdió uno. Ambos recibieron 4 goles.

Estilo vs. resultado

Freddy Rincón

El histórico festejo de Freddy Rincón.

Foto: José Clopatofsky

La selección del 90 no pudo pasar de octavos, la eliminó Camerún, pero el juego que dejó, el del toque-toque, fue el que marcó una época. Además, el épico empate contra Alemania se convirtió en su resultado más importante hasta ese momento. Esos son los argumentos que defienden a capa y espada sus protagonistas.

Bernardo Redín, volante de armado y que hizo dos goles en Italia 90 (el goleador del equipo), se queda con su selección. “Decir cuál es mejor es relativo. Se puede decir que la del 2014 logró un mejor resultado y tuvo a James como goleador del mundial, pero también se puede decir que la nuestra fue mejor por su fútbol”, asegura.

Redín trata de no gambetear respuestas cuando se le pregunta por la mejor generación. “Creo que en las nóminas de jugadores se puede decir que la de nosotros tenía más peso y la del 2014 más pesos (bromea, se ríe). Ya hablando en serio, creo que la de 1990 tenía más nómina porque Maturana tenía dos jugadores excelentes por puesto, jugadores indiscutibles”, opina.

(Elija usted: ¿cuál es la mejor Selección Colombia: 1990 o 2014?)

La del 2014 ya jugó a otra cosa: toque más rápido, más velocidad, más ataque y más gol. Su estilo la llevó a subir un escalón más, al caer en cuartos contra Brasil, y ese es un mérito que no aguanta discusión. “La selección del 2014 fue una versión mejorada de la del 90. En el arco teníamos un arquero que nos daba seguridad, al igual que en esa época. La defensa fue muy sólida, con la valla menos vencida, los laterales salían, con un medio campo agresivo que recuperaba y sabía jugar, y con jugadores de mucha dinámica, capaces de generar sociedades. La del 2014 fue un selección muy completa”, dice Carlos Valdés, defensor en ese seleccionado.

Y Adrián Ramos, que también integró ese equipo, respalda el argumento. “Ahora tenemos varias opciones, no solo el toque que nos representaba. En mucho tiempo nos criticaban que contra equipos de mucha garra no estábamos a la altura. La selección de hoy tiene ese plus, cuando toca correr y meter, lo hace”. Ramos agrega que si hubo un factor diferencial, fue James. “Teníamos el plus de que a James le salieron las cosas bien, él dio ese salto en su carrera y ayudó mucho”.

(Lea también: ESPECIAL: La historia de los mundiales a través de EL TIEMPO)

De la misma manera, Abel Aguilar, volante en la selección del 2014, considera que ese equipo fue superior, aunque dice que le faltó un jugador como el Pibe. “A la del 2014 le sumaría al Pibe, con él haciendo un juego como siempre se ha hecho y liberando a James”, dice, y precisa que a Valderrama le faltó ayuda en el 90. “Que hubiese tenido un poco más de acompañamiento en otros sectores del campo para que su labor resaltara mucho más, esa selección jugaba muy bien, pero le faltaba eso”, dice.

James Rodríguez

El primer gol de James Rodríguez a Uruguay en el Mundial de Brasil-2014 fue elegido como el mejor del año.

Foto:

Mauricio Moreno /CEET

Uno criollo y otro europeo

Si de diferencias se trata, hubo un factor que delimita a ambas selecciones y es la experiencia internacional: por un lado estaba el equipo del 90, que era prácticamente local, con jugadores que no tenían el roce en el exterior, el que sí tienen los del 2014.

Ese aspecto, para jugadores de ambas generaciones, marcó diferencia, como opina Leonel Álvarez, que era el león del medio campo en el mundial de Italia. “En esa época, nosotros no teníamos la competencia internacional ni la experiencia de jugar en el exterior que tienen los de ahora. Ese, en mi criterio, es el gran factor diferenciador. En la selección del 90, todos jugábamos acá, y nos hicimos fuertes porque tuvimos un estilo definido y una identidad de juego. La de Italia 90 representaba más al pueblo, jugaba más al fútbol. La del 2014 llegó más lejos por el bagaje internacional que les dio a sus jugadores el competir en las ligas extranjeras”, dice.

En esa época, nosotros no teníamos la competencia internacional ni la experiencia de jugar en el exterior que tienen los de ahora. Ese, en mi criterio, es el gran factor diferenciador.
Aunque con la mano en el pecho, se queda con la suya: “Siendo quizás egoísta, me quedo con la selección del 90 por la posesión del balón y por el liderazgo”.

(Lea además: A 23 años del gol que rompió las leyes de la física)

Y para dejar abierto el debate, el propio Rincón concluyó que, jugador por jugador, “el equipo del 2014 es superior. Tenía mucho jugador para haber hecho una campaña mucho mejor a la muy buena que hizo en el Mundial de Brasil”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
Whatsapp
Hola ¿Cómo te podemos ayudarte?